Volver a Informativos

Informativos

17-12-2004

Sincronizarán los semáforos de un acceso clave del sur del GBA
Es la avenida Hipólito Yrigoyen, que atraviesa Avellaneda, Lanús, Lomas y Brown.

Elena Peralta.
eperalta@clarin.com

Bocinazos, malhumor y una sensación térmica que, a pesar de las ventanillas bajas, duplica en cinco minutos la máxima del día. Atravesar el sur del conurbano por la avenida Hipólito Yrigoyen pone nervioso a cualquiera. La Dirección de Vialidad provincial promete que el paisaje va a cambiar en poco más de un mes.

Dicen que van a lograrlo reflotando un plan varias veces anunciado y postergado: la sincronización de todos los semáforos que tiene la avenida desde Avellaneda hasta San Vicente.

La obra, licitada hace dos años, fue suspendida por la Ley de Emergencia Económica. En realidad, los vecinos memoriosos recuerdan que la onda verde ya existía pero en 1998, cuando la avenida se remodeló para convertirse en la Gran Vía del Sur, se rompió y ninguna administración la volvió a instalar.

La idea es organizar una onda verde que abarque los 15 kilómetros que tiene la avenida desde el Puente Pueyrredón hasta el partido de San Vicente. En total, 88 semáforos que ahora abren y cierran en momentos diferentes y causan retrasos de más de 30 minutos en las horas pico.

Según adelantó a Clarín el Gobierno provincial, los trabajos largarán en la primera semana de enero y las señales empezarán a funcionar coordinadas la última semana de ese mes. Las obras abarcarán los partidos de Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora y Almirante Brown y beneficiará a los vecinos de San Vicente, donde ya funciona la onda verde.

La licitación fue adjudicada a SUTEC, una empresa del grupo Siemmens, y costarán $ 265.000 que financiará la Provincia. Los municipios se harán cargo de los costos del mantenimiento de los semáforos, pero hay un proyecto para que la Provincia les pague un canon por señal.

Hipólito Yrigoyen es la principal vía de acceso a la zona Sur del Gran Buenos Aires y el padecimiento diario de sus vecinos. "La onda verde sería una manera de paliar el problema del tránsito, pero habría que sumarle el arreglo del pavimento que en algunas partes está muy deteriorado, y la prohibición de estacionar en la avenida. Además, obviamente, se tendrían que cumplir los plazos, porque éste es un programa que siempre anuncian y nunca concretan", asegura Osvaldo Bassano, presidente de la Asociación en Defensa de los Usuarios y Consumidores, una ONG con sede en Lomas de Zamora, reclamó el especialista.

En Provincia afirman que esta vez será la vencida. El administrador de Vialidad provincial, Arcangel Curto, explicó que colocarán controladores en cada semáforo, una especie de minicomputadoras conectadas a una central en Lomas de Zamora. "El sistema permite dividir la onda verde por municipio, pero la idea es hacer una sola que abarque a los cuatro, para eso los intendentes están firmando un compromiso". Los semáforos se sincronizarán respetando la velocidad máxima en las avenidas, que según la Ley provincial de Tránsito es de 60 km/h.

"Ojalá que se haga, porque Pavón hace rato que quedó chica. De Avellaneda a Lanús se puede tardar media hora, una locura total", contó Claudio Garibotto, un remisero de Avellaneda.

Prometen que a partir de que los semáforos abran en cadena se podrá llegar desde Almirante Brown hasta Capital en no más de 35 minutos. Hoy el trayecto dura más de una hora.

 

Diseñada para pantalla 800x600

Desarrollo web: Web+